Chaperos de Lujo, Etiquetados como los yogures

Chaperos de Lujo, Etiquetados como los yogures

07 ABR 2016. 0 comentarios

Esta es una de las mayores realidades en lo que respecta a los gays y chaperos de lujo, es básico poner etiquetas, clasificar por categorías, diferenciarse y no mezclarse con el resto para poder continuar hablando de los de enfrente sintiendo la empatía y aprobación de los integrantes del mismo grupo. Curiosamente, antes era el resto de la sociedad la que etiquetaba al mundo gay y ahora esta “categorización” se realiza entre los mismos integrantes de este colectivo.


Últimamente todo el mundo se quiere subir al carro de los osos y es que este colectivo está de moda dentro del mundo gay y por extensión al de los chaperos de lujo. Pero en realidad no todos son osos y como decía al principio, podemos encontrar un crisol amplísimo de gente que pretende ser, pero en realidad no consigue ni acercarse, ¿o sí? Veamos.


El mundo de la musculoca con depilación completa a dado paso al oso, ese hombretón fuertecito (como dirían nuestras abuelas), bien peludos, con barba y con cierta edad, queda claro que un barbilampiño de 18 años no entraría dentro de este colectivo ni aunque se lo propusiera. Hasta ese punto todo está más o menos claro, hay quien decididamente quiere ser y es un oso, hay a quien le ponen los osos y hay quien sencillamente busca otras opciones entre los chaperos de lujo.


Pero de repente comienzan a emanar una serie de personajes con modificaciones respecto al prototipo de oso que conocíamos hasta ahora, desde las locas medio bulímicas a las que les da pavor la maquinilla o depilarse, pasando por las musculocas a las que les da pereza la rutina depilatoria o el grupo que personalmente más me ha sorprendido, me refiero a lesbianas que pese a no tener tanto pelo como cualquier oso, se identifican con ellos y copian sobre todo su manera de vestir y suelen ser bastante, digamos “fornidas”, para ser correctos. Por cierto, a este grupo de lesbianas se les llama Úrsulas. El caso es que todos estos no son osos, como mucho se les podría considerar Muscle-bear wannabe, eso es, lo que viene siendo un quiero y no puedo en toda regla. Hay muchos chaperos que podríamos englobar en esta categoría.


Dentro del mundo oso, ahora sí, podemos encontrarnos también a los Chaser, que son cazadores de osos, poco más hay que decir sobre ellos, les encantan los osos y en la mayor parte de la ocasiones, estos mismos suelen ser osos también, así que todo queda en casa. También tenemos a los Admirer, que son los que les gustan los osos pero no quieren serlo, ni siquiera parecerlo.


Como hemos definido anteriormente, un oso es oso a partir de una cierta edad, y si antes se sienten así se les denomina Cub, básicamente un osezno al contrario si tu vello corporal es blanco o gris, en ese caso ya serías un oso polar. Y luego ya podemos pasar a las definiciones por razas o nacionalidades, por ejemplo black bear, un oso de raza negra obviamente, un panda un asiático, un koala un australiano o un Grizzly Bear el oso más grande de todos, aquí tienes que ver que probablemente todo en él será gigante, pesará mucho, tendrá mucho pelo, será dominante pero seguro que también concede algún lujo y puede que sea hasta cariñoso, en definitiva, un oso amoroso.


Comprobamos que se pueden hacer mil categorías de una misma cosa simplemente por lo matices, de hecho hemos dejado varias fuera ya que sería demasiado tedioso para el lector.


Lo que está muy, muy claro es que por mucho que pongamos distintos nombres, definiciones, clasificaciones, subgrupos, etc. al final todos iremos donde más nos apetezca pasando de etiquetas o apropiándonos de más de una en un momento dado, al final lo que necesitamos es sentirnos aceptados en uno o varios grupos sociales para poder aceptarnos y seguir disfrutando, ¿o no?


Dejar un comentario