Chaperos de lujo y Barebacking

Chaperos de lujo y Barebacking

15 FEB 2016. 0 comentarios

El título ya debería ser bastante directo para chaperos de lujo, aunque tal vez haya que explicarlo un poco mejor.


Estamos hablando de Barebacking, palabra procedente del inglés y significa literalmente montando a pelo (montar caballos, por supuesto). Seguramente es un tipo de relación sexual solicitada de manera habitual a cualquier chapero de lujo, la cual entraña un grave riesgo para la salud y sobre la cual hay que valorar pros y contras. ¿Debería un chapero aceptar un servicio para el cual exigen que sea barebacking? ¿Dependería del precio? ¿Dependería del grado de confianza que se tenga con el cliente? ¿De la intuición del chapero sobre el cliente quizás?


Estaréis conmigo en que a priori, lo más saludable y menos preocupante para todos sería rechazar de inmediato este tipo de servicios, por nosotros, por vosotros, por ellos, por todos. También sería interesante el declinar el servicio en cierto modo, para librarse de esos prejuicios y estereotipos que se han creado sobre el mundo homosexual y que han estigmatizado a este colectivo que ya de por sí lo estaba.


Las enfermedades de transmisión sexual están muy presentes y aunque también es una realidad, desde la década de los 90 parece que la sociedad baja la guardia sobre la prevención y por la aparición por ejemplo de los retrovirales que han conseguido que el VIH no sea una enfermedad mortal, más bien una enfermedad crónica, existen otras que también van en aumento como la hepatitis A, uretritis, condiloma o herpes genital, que con el simple hecho de practicar sexo seguro, se evitarían y de este modo podríamos tener vidas sexuales plenas, placenteras y sobre todo seguras.


Aunque no lo parezca, entre los heterosexuales se practica mucho más el barebacking que en el mundo gay, parece que ellos se creen que lo de las enfermedades de transmisión sexual es únicamente cosa de homosexuales y se sienten muy seguros, pero todo lo contrario y hay que estar siempre alerta, muchos de esos heteros felizmente casados e incluso alguno con amante pasajera, vienen a buscar un buen chapero de lujo que le rompa el culo y a ser posible sin condón, que si no se pierde la gracia o como poco la pasión, otra de las excusas más estúpidas que se ponen para evitar el sexo con preservativo.

Por todo esto e intentando ser lo más imparcial posible sobre esto, algo en lo que creo que he fracasado estrepitosamente… se me ha visto el plumero, en conclusion hay que negarse en rotundo a realizar servicios barebacking, por mucho que se ofrezca al chapero, entre todos tenemos que volver a concienciarnos sobre la importancia y tranquilidad que nos ofrece la prevención y e intentar conseguir con todos estos pequeños gestos que finalmente el personal sanitario, el cual está realizando labores de prevención de ETS o tratando las mismas, fijen todo su conocimiento y actividad en el tratamiento de otras enfermedades que no tienen tan fácil solución como estas a las que nos referimos.

Dejar un comentario